Web oficial de José Ignacio Gras, exportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Murcia

No temo a los pactos, es una buena práctica, pero hay que hacerlo en base a conseguir unos objetivos

No temo a los pactos, es una buena práctica, pero hay que hacerlo en base a conseguir unos objetivos

Con el PP “difícilmente” ha posibilidad de tener acuerdos, coincidiendo más con los proyectos de Podemos e IU

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Murcia, José Ignacio Gras, asegura que no teme a los pactos, de hecho, “creo que es una buena práctica en política y democracia“, e incluso, añade, “soy una persona de acuerdos y conciliadora”. Aunque, recalca, “hay que pactar en base a conseguir unos objetivos“.

Estos pasan, desde su punto de vista, por reducir las desigualdades entre pedanías y centro, modificar el Plan General Urbano” para que la ciudad sea apta para el paseo y la conversación”, potenciar la cultura y un sistema de gestión transparente, “garantía de honradez”, si estamos de acuerdo en esto “habrá que pactar con los grupos que defiendan estas líneas”.

Confesando que espera de estas elecciones “que la gente aumente su confianza y credibilidad en la política”, valora positivamente otras nuevas aportaciones políticas, “lo que significa que hay inquietud y ganas de participar“. “Todo lo que sea inquietud que se canalice a través de un sistema democrático me parece bien, lo que hay que ver ahora es que esas propuestas se conozcan con claridad y los ciudadanos opinen”, pues una democracia sin participación, “está muerta”.

Y es que en política “o intentas hacerla o te la van a hacer posiblemente con otros intereses que no sean la mayoría“, ha enfatizado a Europa Press, por lo que “es una suerte” que el descontento de los ciudadanos se canalice a través de partidos políticos democráticos.

Esto puede restarle votos al PSOE, pero, resalta, “eso es la democracia”, y aunque el objetivo “es tener, por supuesto, mayorías para poner en marcha nuestro programa y propuestas, más allá de eso es que la democracia se consolide porque los ciudadanos confían en la política, y si son otros los que ganan, tenemos no solo que aceptarlo, sino incluso apoyar”.

Tras lo que ha querido dejar claro que los pactos son posteriores a las votaciones, “no tengo ninguna idea preconcebida”, sin embargo, ha afirmado, en estas elecciones “habrá que pactar porque, según las encuestas, hay una igualdad“.

Pero el pacto “no es con cualquiera, en ese sentido, como Partido Socialista tenemos una clara opción por lo público que es lo garantiza el bienestar; lógicamente Podemos y Izquierda-Unida tiene unos proyectos que se identifican más con lo que estoy diciendo”.

Por la trayectoria del PP, “difícilmente podemos tener acuerdos”, con Ciudadanos y UPyD tengo que terminar de ver su programa municipal, ha añadido, “pero si están en esta línea, habrá posibilidades de acuerdo”. A la vez que ha apuntado, “puede haber incluso puntos en los que se pueda acordar pero otros en los que no, tampoco tiene que haber un matrimonio”.

ESPECTRO ELECTORAL VOLÁTIL

En una entrevista concedida a Europa Press, ha confesado que sus expectativas son poder ser alcalde, “sabiendo que la realidad no es fácil, no soy un iluso”, pues “ahora mismo partimos con una diferencia entre PP-PSOE muy alta, pero el espectro y cuerpo electoral está muy volátil, vamos a ver qué ocurre”.

Gras, que explica que se negó de primeras a aceptar la oferta de Tovar, decidiendo dar el paso tras dos días de reflexión personal, ha asegurado que su ganancia electoral es que “la democracia mejore“, puede parecer poco competitivo “pero es que estoy para que los ciudadanos puedan participar de la política con confianza y credibilidad”.

El candidato socialista ha insistido en que no está en una competición “a ver quién gana o pierde, sino en una competición para que los ciudadanos aumenten su confianza y credibilidad en la política porque es algo que les afecta en su día a día” y ahí “quiero poder aportar algo”.

Tras lo que Gras ha explicado que ha asumido una lista ya confeccionada, “pero se trabajar en equipo y cuento con que esas personas van a integrarse dentro de un estilo y clima de trabajo”, aunque “reconozco que si hubiera tenido otras circunstancias hubiera variado algo de la lista”.

Al hilo, el candidato socialista, que cuenta con el apoyo “unánime” de las agrupaciones “al proyecto de cambio del Partido Socialista, compartiendo el entusiasmo, la ilusión y la responsabilidad”, ha asegurado que si no hubiese contado con su apoyo “hubiera dado marcha atrás, no entro a forzar ni a empujar”.

No tengo un interés personal“, ha apostillado, dejando claro, al respecto, que aunque no ha elegido el momento, se encuentra en buen estado para encabezar este nuevo proyecto, “no encuentro ningún reparo”. “No lo he buscado pero cuando te viene tienes que responder”.

Por lo que “toca ser consecuente con la decisión, aceptando lo que había, en mi convicción de que la política y democracia tienen que dignificarse y son elementos claves para transformar la sociedad y reducir desigualdades”.